Amaneceres.

Me inundan las ganas de amaneceres contigo. De albas que no respetan horas, estaciones, lugares, territorios…

Si pudiera…

Si pudiera mirarte ahora… como aquella primera vez.

Prometeo

Cubre tu cielo, Zeus, con un velo de nubes, y, semejante al joven que descabeza abrojos, huélgate con los robles y las alturas. Déjame a mí esta tierra, la cabaña que tú no has construido y el calor del hogar que tanto envidias.   Nada conozco bajo el sol tan pobre como vosotros, dioses. Nutrís,…